HISTORIA

Ser egresado del Bravo Márquez es un hecho que marcó mi vida por haber recibido instrucción no solo de carácter académico, sino una formación muy artística que impulsaban en aquel entonces su Rector Alberto Galeano, el Profesor Héctor Tobón y Giovani Fernández, gracias a ello alcancé el impulso y la motivación suficiente para dedicar mi vida al arte musical en diferentes frentes de proyección. Convencido de la importancia de la música en la vida humana, he decidido emprender diferentes proyectos para impulsar el arte en las personas, empezando por mi propia familia y hasta donde sea posible todas las personas que me rodean; las cercanas y las que no lo son tanto….el mundo entero debería conocer, aprender y compartir las bellas artes en su diario vivir.

 

Por significar tanto el Bravo Márquez en mi vida y por haber sorteado la difícil situación social que ha enfrentado el barrio y toda su comunidad, comprendiendo el sector pero sobre todo, reconociendo el enorme talento que corre por las calles de campo Valdés y sus alrededores, es allí donde he decidido hacer un pequeño pero amoroso y cariñoso aporte a la Institución para potencializar su desarrollo en las áreas artísticas instando a los jóvenes estudiantes a participar de todas estas actividades que el Bravo Márquez promueve para su crecimiento integral dentro de la sociedad.